Cuidado con el peso de la cultura

Kilo a kilo, la salud pierde espacio ante la arremetida del nuevo flagelo de esta era.

Las manifestaciones culturales identifican a los países y a la gente que pertenece a estos. La danza, la pintura y la música son fieles representantes de los pueblos; pero sin duda hay un arte que no había sido reconocido como tal y está cobrando su deuda con toda intensidad, me refiero a la gastronomía.

Considerada hasta hace poco como algo meramente artesanal, es vista ahora como un arte. La presentación de los platos, incluyendo el escenario en el que se presentan, la han catapultado como una de las puntas de lanza del sector turístico en el mundo y especialmente en España; pero esa ventaja competitiva también puede representar un problema para el país.

¿Pueden las costumbres alimenticias de los pueblos atentar contra su salud?

paella con pollo

La respuesta es sí. La cultura española y la obesidad están íntimamente ligadas, somos lo que comemos y eso está llevando a la sociedad española a entrar en una legítima preocupación por las altas tasas actuales que en esta materia se presentan hoy en el país. Estudios indican que más del 50%  de los adultos están siendo afectados, además se puede apreciar el mismo problema en la población infantil la cual ya supera el 44% de afectación.

Lo que hoy se come en mayor medida en España no es la comida tradicional, la dinámica propia del nuevo estilo de vida del español de hoy conduce al consumo de comida rápida, con elevados contenidos de grasa y azúcares refinados. Se trata del desplazamiento de las formas tradicionales de comer. Cuando la gente sale a trabajar, en muchas ocasiones no lleva la comida preparada de casa, a veces hasta sale mejor comprarla en la calle y, ¿saben qué? Compran comida rápida, un concepto que cuenta con una alta proliferación. Son muchas las franquicias de este tipo de productos, que le resuelven un problema en el corto plazo a la gente; pero en el largo plazo causan un problema más grave.

doctor

Cada kilo hay que tomarlo en cuenta; pero no nos damos cuenta de los aumentos hasta que la ropa nos lo dice, eso significa que el peso ha avanzado sustancialmente. Con la complicidad del sedentarismo comienza a gestarse una bomba dentro de nuestro cuerpo y si no lo atacamos a tiempo termina por consumirnos. Acudir a institutos médicos especializados en obesidad reconocidos, es muy importante que sean reconocidos, porque debido a la gran demanda de servicios que atiendan al problema, ha crecido una oferta inmensa cargada de mucha publicidad engañosa que termina sacándonos el dinero y dejándonos tan enfermos como antes o incluso peor.

El fenómeno cultural de la comida rápida está llevando a los españoles a la que es considerada la próxima pandemia de la humanidad, una enfermedad que produce otras enfermedades y que ataca a niños, jóvenes y adultos con tal agresividad que los niveles de impacto en la salud pública ponen a temblar las arcas de cualquier país desarrollado como Estados Unidos, por citar uno.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios