Todavía queda mucha tela que cortar

España se conecta con la moda y ahora la lleva a otros lugares del planeta, exportando lo que son y cómo sienten al mundo. Es otra forma de consolidar una identidad, por cierto que con estupendos beneficios económicos para la industria.

Nos vestimos según la ocasión, no es lo mismo vestirse para ir a trabajar, que para ir al cine por ejemplo, y si eres invitado a una boda seguro que te vestirás según lo indique la tarjeta de invitación, sabemos que la boda puede ser en la playa o tal vez en una iglesia y la forma de verte es diferente para cada caso.

De la misma forma vestimos a los niños, la ropa que usan debe ajustarse a la situación, de otro modo su look puede parecer algo desajustado y nadie quiere eso para sus hijos o sobrinos ¿Cierto?

niños

En países como España donde se dan los cambios de las estaciones, es casi que obligatorio tener la vestimenta que más se adecúe a la temporada. Cada temporada trae consigo cambios y uno de los más destacables tiene que ver con las nuevas colecciones de moda infantil, presentadas por destacadas propuestas de firmas con mucho renombre en el país y que ya tienen un gran posicionamiento en el resto de Europa y el mundo por su innovadoras propuestas y calidad, entre ellas se destaca La Martinica by María Sobrino. Sus diseños no escatiman en creatividad, adaptabilidad de telas y funcionalidad de las prendas, crear ropa para niños no es cosa sencilla, sabemos de sus niveles de exigencia, son muy activos y nadie quiere que la ropa solo les dure un día ¿Verdad?

Gracias a la tecnología actual, vía online las tiendas de ropa infantil pueden hacer pedidos en tiempo real y ofrecer las marcas en los lugares más remotos de la geografía española, por ejemplo. Es muy fácil ver los modelos y en función de las tallas más demandadas hacer los pedidos, con lo cual la moda de las principales capitales llega a todos al mismo tiempo, lo que es muy gratificante.

La cultura española es muy rica en sus formas de vestir, las variadas influencias de quienes vinieron de otros lados del mundo han marcado lo que hoy son las tradiciones en el vestir en cada lugar. Cada lugar tiene sus propios estilos, el tipo de ropa puede variar mucho de una zona a otra, para quienes viven en zonas en la costa puede llegar a ser muy diferente a la de quienes viven en otras zonas. La ropa andaluza es muy colorida, mientras que en Extremadura y los pueblos de Castilla suele ser menos llamativa. La moda contemporánea ha hecho que eso cambie un poco, aunque lo típico se mantenga pese que en muchos casos solo queda relegado a momentos de celebraciones tradicionales.

montañas

Llevar a Cartagena ropa de invierno es como ir al Everest en traje de baño; así que la moda no se vive de igual manera en todos lados. Hay lugares en el país en los que es verano todo el año, de modo que no se moverán las prendas que no se adapten al lugar y en caso de que esto se dé, debería obedecer a alguna estrategia de marketing. He conocido lugares en los que se venden muchos trajes de baño y no hay playas; pero son lugares ideales desde el punto de vista de la distribución o a nivel de tasas arancelarias que se hacen atractivas para las fábricas, después de todo puedes comprar un traje de baño en la ciudad e irte listo para cuando llegues a la costa, todo dependerá de la estrategia usada por los fabricantes.

Hace mucho que la ropa dejó de ser solo para protegerse de los embates del clima, ahora las prendas de vestir para niños están abriendo un mundo de posibilidades a nuevas ideas que buscan satisfacer la alta demanda de ropa infantil en cada rincón del país.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios